Código espeleológico de ‘Impacto Mínimo’

1. Recuerde (que) toda exploración espeleológica tiene un impacto ¿Es este viaje a la caverna realmente necesario? Si es solamente para recreación… ¿Hay alguna otra caverna menos vulnerable al daño que puede ser visitada?… Haga esta ‘valoración’ dependiendo del propósito de su visita, el tamaño y la experiencia del grupo (visitante) propuesto y si este viaje es probable que haga daño a la caverna.

2. Cuando sea posible, el líder del grupo deberá haber visitado la caverna previamente y así estar al tanto de sus aspectos (más) sensibles, los mejores puntos de anclaje, y en general reducir (así) la necesidad de exploración (en realidad) prescindible.

3. “Cuevee” despacio (sin precisa). Usted verá más y disfrutará más y habrá menos oportunidades de dañar la caverna y/o a usted mismo. Esto aplica especialmente cuando usted está cansado y saliendo de la cavidad.

4. Si hay novatos en un viaje, asegúrese de que estén cerca de un espeleólogo experimentado, para que este pueda ayudarlos cuando lo requieran, por ejemplo, en una sección difícil. Asegúrese de que todo el grupo avance a la velocidad del miembro más lento.

5. Mantenga su grupo (de exploración) pequeño. Cuatro es un buen tamaño.

6. Cuevee como equipo. Ayúdense unos a otros a lo largo del recorrido. No se separen a menos que las consecuencias sean beneficiosas, reduciendo el daño a la caverna.

7. Vigile siempre cuidadosamente hacia donde dirige su cabeza y la de los miembros de su grupo. Adviértales antes de que suceda un daño.

8. Mantenga su mochila (de “ataque”) tan pequeña como sea posible, o no la use en partes ‘sensitivas’ donde probablemente causen daño a la cueva.

9. Asegúrese de que ningún miembro de su grupo se separe de este y ande errante por la caverna, sin necesidad.

10. Manténgase en los senderos marcados o la ruta obvia. Si no hay ninguno, defina uno.

11. Aprenda a reconocer depósitos en el terreno y formaciones que puedan ser dañadas al caminar o arrastrarse sobre ellas.

12. Fíjese siempre donde pone sus manos y pies cuando esté en una caverna.

Tabla 1: Código espeleológico de ‘Impacto Mínimo’, 1995 – (Sociedad Espeleológica Australiana).

“Cuevee” es un ‘verbo’ acuñado a falta de algo mejor. Otras alternativas pueden ser ‘cavernear’ o ‘espeleologar’.